El aceite de oliva virgen extra entre dentro de los tipos de aceite de mayor calidad que podemos encontrar en el mercado. Para poder determinar si un aceite realmente es virgen extra habrá que tener en cuenta 2 criterios clave: -Criterio químico: Se tiene en cuenta el porcentaje de acidez del aceite. La acidez tiene que ser igual o menor que 0,8º. -Criterio organoléptico: Se tiene en cuenta tanto el sabor, como el aroma del aceite. Por un lado, la mediana del defecto tendría que ser 0. La mediana de atributo frutado debe ser superior a 0. Este último criterio es fundamental, y la forma de comprobarlo es a través de la cata. Lo cierto es que, por el momento, no existe ningún aparato o instrumental en un laboratorio que pueda medir con precisión el aroma y el sabor de un aceite de oliva virgen extra de la misma manera que lo hace el ser humano. Además de estos 2 requisitos citados, también existen otros que son añadidos por parte la legislación. El objetivo de los mismos es detectar y desechar posibles fraudes. Valor nutritivo del aceite de oliva virgen Más adelante en el artículo veremos los beneficios de tomar aceite de oliva virgen, pero ahora nos vamos a centrar en su valor nutricional. Lo primero que debes saber sobre este producto es que es rico en ácidos grasos, aunque, tal y como establece la Fundación Española de Nutrición, lo cierto es que la proporción de los mismos variará dependiendo de ciertos factores (por ejemplo, del tipo de suelo, clima, de la variedad de aceituna que se emplee, etc.). Estos ácidos están compuestos por AGS (ácidos grasos saturados), AGM (monoinsaturados) y AGP (Poliinsaturados) y los porcentajes en los que oscilan se encuentran entre el 17, 71 y 11%. Estas proporciones muy interesantes, ya que hacen que el aceite de oliva sea muy estable. Por ello, se puede emplear hasta para freír, conservando un buen valor nutritivo. El principal elemento del aceite de oliva virgen es el ácido oleico, con una proporción de entre un 53-83%. Este componente tiene propiedades que nos ayuda a nivelar los niveles de colesterol y a evitar que se produzcan enfermedades de índoles cardiovascular. Para hablar del valor nutricional del aceite de oliva virgen también tenemos que hacer relación a su aporte vitamínico. Es especialmente rico en vitamina E o tocoferol. Se calcula que por cada 100 gramos de este compuesto recibiremos un aporte de 5,1 mg. Según las recomendaciones, habría que recibir una ingesta diaria de 12mg. La vitamina E desempeña un papel fundamental en nuestro organismo, ya que tiene la función de neutralizar los radicales libres, reforzando el sistema inmunitario y hasta retrasando el envejecimiento celular. Cualidades terapéuticas del aceite de oliva El aceite de oliva virgen extra no solo es imprescindible en nuestra dieta por el gran sabor que les da a nuestras comidas, sino porque también tiene cualidades terapéuticas. Se ha comprobado que aquellas personas que lo consumen de manera moderada (entre 4-5 cucharadas al día) reducirán en torno a un 30% la posibilidad de padecer algunas enfermedades de carácter cardiovascular, que puede ser desde un infarto hasta un ictus. A lo largo de la gran cantidad de estudios que se han hecho sobre este producto se ha descubierto que tiene una alta proporción de escualeno, que es un compuesto que podría estar relacionado con la curación y cicatrización de heridas y a la hora de reparar tejidos celulares. Beneficios de tomar aove Sin más dilación, vamos a detallar los principales beneficios de tomar AOVE: 1) Contribuye a prevenir enfermedades cardiovasculares Su alta composición en ácidos grasos, como Omega 9, permite reducir los niveles de colesterol malo en sangre (LDL), pero sin afectar a los niveles de colesterol bueno (HDL). La forma de comportarse del HDL es adherirse a las arterias, provocando taponamientos que terminarán siendo letales. Gracias a productos como el aove, estos tapones se irán haciendo más pequeños hasta que desaparecerán. Contribuye a que el torrente sanguíneo siga su curso de forma adecuada y a reducir la presión de las arterias. 2) Podría prevenir ciertos tipos de cáncer Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Rutgers y del Hunter College concluyó que el aceite podría desechar ciertas células cancerígenas sin afectar a las células sanas. Su consumo regular y moderado podría estar relacionado con la prevención de algunos tipos de cáncer. 3) Hace más fuerte nuestro sistema inmunitario El aove está compuesto por altos niveles de antioxidantes naturales y nutrientes básicos para la salud. Por ello, su consumo regular contribuye a hacer más fuerte nuestro cuerpo y lo prepara a la hora de luchar contra ciertas enfermedades. Además de dotar de más armas a nuestro sistema inmunológico, también hace que los patógenos sean mucho más resistentes, además de conseguir una defensa mayor ante las diferentes amenazas víricas con las que se puede enfrentar el organismo. 4) Protege al cerebro Hay muchas evidencias que el aceite de oliva virgen extra podría ayudar a nuestro cerebro a luchar contra enfermedades de deterioro cognitivo, como pueden ser problemas recurrentes de memoria, Alzheimer, entre otra. En la revista Aging Celln aparecen los resultados de un estudio que prueban que el AOVE podría ayudar contra la demencia frontotemporal. 5) Facilita la digestión Aquellas personas que padecen de estreñimiento o que tienen problemas de tránsito intestinal, podrían reforzar la ingesta de aceite de oliva extra con el objetivo de ablandar las heces para facilitar la expulsión. También resulta muy práctico para evitar inflamaciones o irritaciones a nivel intestinal. Ahora bien, su consumo en exceso podría provocar un efecto laxante prolongado, por lo que no se recomienda abusar. 6) Retrasa el envejecimiento de las células Con el consumo de tan solo un par de cucharadas de aove al día podría ayudarnos a combatir contra los signos evidentes de la edad, como arrugas. Aporta elasticidad en la piel para retrasarlas. Estos son los principales beneficios del aceite de oliva virgen extra

Beneficios del aceite de oliva virgen extra

El aceite de oliva virgen extra se encuentra dentro de los tipos de aceite de mayor calidad que podemos encontrar en el mercado. Para poder determinar si un aceite realmente es virgen extra habrá que tener en cuenta 2 criterios clave:

  • Criterio químico: Se tiene en cuenta el porcentaje de acidez del aceite. La acidez tiene que ser igual o menor que 0,8º.
  • Criterio organoléptico: Se tiene en cuenta tanto el sabor, como el aroma del aceite. Por un lado, la mediana del defecto tendría que ser 0. La mediana de atributo frutado debe ser superior a 0.

Este último criterio es fundamental, y la forma de comprobarlo es a través de la cata. Lo cierto es que, por el momento, no existe ningún aparato o instrumental en un laboratorio que pueda medir con precisión el aroma y el sabor de un aceite de oliva virgen extra de la misma manera que lo hace el ser humano.

Además de estos 2 requisitos citados, también existen otros que son añadidos por parte la legislación. El objetivo de los mismos es detectar y desechar posibles fraudes.

Valor nutritivo del aceite de oliva virgen

 

Más adelante en el artículo veremos los beneficios de tomar aceite de oliva virgen, pero ahora nos vamos a centrar en su valor nutricional.

Lo primero que debes saber sobre este producto es que es rico en ácidos grasos, aunque, tal y como establece la Fundación Española de Nutrición, lo cierto es que la proporción de los mismos variará dependiendo de ciertos factores (por ejemplo, del tipo de suelo, clima, de la variedad de aceituna que se emplee, etc.).

Estos ácidos están compuestos por AGS (ácidos grasos saturados), AGM (monoinsaturados) y AGP (Poliinsaturados) y los porcentajes en los que oscilan se encuentran entre el 17, 71 y 11%.

Estas proporciones muy interesantes, ya que hacen que el aceite de oliva sea muy estable. Por ello, se puede emplear hasta para freír, conservando un buen valor nutritivo.

El principal elemento del aceite de oliva virgen es el ácido oleico, con una proporción de entre un 53-83%. Este componente tiene propiedades que nos ayuda a nivelar los niveles de colesterol y a evitar que se produzcan enfermedades de índoles cardiovascular.

Para hablar del valor nutricional del aceite de oliva virgen también tenemos que hacer relación a su aporte vitamínico. Es especialmente rico en vitamina E o tocoferol.

Se calcula que por cada 100 gramos de este compuesto recibiremos un aporte de 5,1 mg. Según las recomendaciones, habría que recibir una ingesta diaria de 12mg.

La vitamina E desempeña un papel fundamental en nuestro organismo, ya que tiene la función de neutralizar los radicales libres, reforzando el sistema inmunitario y hasta retrasando el envejecimiento celular.

Cualidades terapéuticas del aceite de oliva

 

El aceite de oliva virgen extra no solo es imprescindible en nuestra dieta por el gran sabor que les da a nuestras comidas, sino porque también tiene cualidades terapéuticas.

Se ha comprobado que aquellas personas que lo consumen de manera moderada (entre 4-5 cucharadas al día) reducirán en torno a un 30% la posibilidad de padecer algunas enfermedades de carácter cardiovascular, que puede ser desde un infarto hasta un ictus.

A lo largo de la gran cantidad de estudios que se han hecho sobre este producto se ha descubierto que tiene una alta proporción de escualeno, que es un compuesto que podría estar relacionado con la curación y cicatrización de heridas y a la hora de reparar tejidos celulares.

Beneficios de tomar aove

 

Sin más dilación, vamos a detallar los principales beneficios de tomar AOVE:

  1. Contribuye a prevenir enfermedades cardiovasculares
    Su alta composición en ácidos grasos, como Omega 9, permite reducir los niveles de colesterol malo en sangre (LDL), pero sin afectar a los niveles de colesterol bueno (HDL).La forma de comportarse del HDL es adherirse a las arterias, provocando taponamientos que terminarán siendo letales. Gracias a productos como el aove, estos tapones se irán haciendo más pequeños hasta que desaparecerán.

    Contribuye a que el torrente sanguíneo siga su curso de forma adecuada y a reducir la presión de las arterias.

  2. ) Podría prevenir ciertos tipos de cáncer
    Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Rutgers y del Hunter College concluyó que el aceite podría desechar ciertas células cancerígenas sin afectar a las células sanas.Su consumo regular y moderado podría estar relacionado con la prevención de algunos tipos de cáncer.
  3.  Hace más fuerte nuestro sistema inmunitario
    El aove está compuesto por altos niveles de antioxidantes naturales y nutrientes básicos para la salud. Por ello, su consumo regular contribuye a hacer más fuerte nuestro cuerpo y lo prepara a la hora de luchar contra ciertas enfermedades.Además de dotar de más armas a nuestro sistema inmunológico, también hace que los patógenos sean mucho más resistentes, además de conseguir una defensa mayor ante las diferentes amenazas víricas con las que se puede enfrentar el organismo.
  4.  Protege al cerebro
    Hay muchas evidencias que el aceite de oliva virgen extra podría ayudar a nuestro cerebro a luchar contra enfermedades de deterioro cognitivo, como pueden ser problemas recurrentes de memoria, Alzheimer, entre otra.En la revista Aging Celln aparecen los resultados de un estudio que prueban que el AOVE podría ayudar contra la demencia frontotemporal.
  5.  Facilita la digestión
    Aquellas personas que padecen de estreñimiento o que tienen problemas de tránsito intestinal, podrían reforzar la ingesta de aceite de oliva extra con el objetivo de ablandar las heces para facilitar la expulsión. También resulta muy práctico para evitar inflamaciones o irritaciones a nivel intestinal.Ahora bien, su consumo en exceso podría provocar un efecto laxante prolongado, por lo que no se recomienda abusar.
  6.  Retrasa el envejecimiento de las células
    Con el consumo de tan solo un par de cucharadas de aove al día podría ayudarnos a combatir contra los signos evidentes de la edad, como arrugas. Aporta elasticidad en la piel para retrasarlas.

Estos son los principales beneficios del aceite de oliva virgen extra.

Ir arriba
Abrir chat
Hola, ¿en qué puedo ayudarte?