mejor envase aceite de oliva

El mejor envase para conservar el aceite de oliva

Hay muchos tipos de envases en los que podemos conservar el aceite de oliva. Sin embargo, no todos son buenos: algunos de ellos adulteran rápidamente sus propiedades y su sabor. El propio contacto con el aire hace que se vaya oxidando de forma progresiva, y esto terminará por estropear el aceite. 

El problema con el que nos encontramos a la hora de usar ciertos materiales es que el proceso de oxidación se acelera. Si no evita la entrada de oxígeno, repele la luz o conserva la temperatura adecuadamente, descubriremos que más pronto que tarde no quedará otra que deshacernos del aceite.

Lo peor de todo es que el deterioro no lo veremos de manera pronunciada, sino que se irá llevando a cabo de forma progresiva. De esta manera, puede que no notemos en un primer momento que las propiedades se han visto afectadas, y cuando nos demos cuenta será ya demasiado tarde.

Saber elegir el envase de vidrio para conservar el aceite de oliva será más importante de lo que piensas.

¿Qué envases existen para conservar el aceite de oliva y cuál es el más recomendado?

 

  • Aceite de oliva envasado en Plástico

 

El envase de plástico es uno de los más comunes que podemos encontrar en el mercado. La razón de ello es que estamos hablando de un material relativamente sencillo de producir, con un coste reducido.

Sin embargo, no se recomienda para conservar el aceite de oliva por 2 grandes razones:

  • No es estanco por completo: esto quiere decir que deja pasar algo de oxígeno y, con el tiempo, esto afectará a la calidad del producto.
  • Deja pasar la luz: en el caso de que estemos hablando de un envase de PET (es decir, politereftalato de etileno), este dejará pasar la luz y, como ya hemos comentado, también es un factor que afectará de forma caótica a la calidad del producto.

Tan solo se recomienda que el aceite se conserve en plástico en el caso de que su consumo vaya a ser inmediato o rápido. Digamos que este tiempo no habrá bastado para que el deterioro del producto sea pronunciado.

 

  • Aceite de oliva envasado en Lata

 

La lata es otro de los materiales en los que podemos almacenar el aceite. A diferencia de los envases de plástico, son oscuros, por lo que no dejarán pasar la luz. Son estancos y los más recomendados para un largo periodo de almacenamiento.

También es una buena opción para adaptarse a diferentes tamaños, tanto a pequeños, como a grandes (Es decir, que admite una interesante versatilidad en cuanto a dimensiones se refiere).

Otra de las ventajas es el prestigio: como no son muy habituales en el mercado, el hecho de encontrarse aceite envasado en una lata contribuye a mejorar el prestigio de la marca, a causar sensación entre el público.

El principal problema que tienen estas latas es el reciclaje: suelen estar diseñadas con metales y otros elementos que, si bien no alteran el sabor ni son tóxicos de ninguna manera, tienen un impacto ecológico en el medio bastante importante.

 

  • Aceite de oliva envasado en botella de Cristal

 

Es posible que hayas observado que el AOVE de calidad se almacena normalmente en botellas de cristal y eso no es una casualidad, sino que este tipo de envase tiene propiedades únicas a la hora de conservar el aceite de oliva gourmet:

  • Inerte: a diferencia de otros materiales, el vidrio es un material inerte al estar en contacto con los alimentos, como el aceite. No importa que estemos hablando de un consumible sólido, líquido o semisólido, ya que no habrá ningún tipo de reacción si el cristal tiene contacto con la botella. Una de las características más importantes de AOVE lo encontramos en su sabor, en ese característico sabor que deja el zumo de aceituna. El cristal permite preservar el sabor original del zumo que se obtiene del aceite de oliva de calidad.
  • Evita la oxidación: a lo largo de toda la vida útil del cristal, este material no se oxida ni se deteriora de ninguna manera. Ahora bien, existen diferentes tipos de vidrio. Los expertos recomiendan decantarse por el vidrio oscuro, ya que es el más recomendado para aislarlo de la luz, para que se conserve mejor y para que sus propiedades se mantengan inertes durante la mayor parte del tiempo. Si hemos comprado una botella de aceite que sea transparente, tendremos que asegurarnos de que está esté mejor resguardada de la luz.
  • Impermeable: siempre y cuando lo hayamos cerrado completamente, no se producirá ningún tipo de contaminación por ningún elemento del exterior. Ni goteará, ni se filtrará, ni habrá ninguna manera de que el líquido del interior pueda llegar a salir. Eso sí, habrá que asegurase de que lo hayamos cerrado bien y de que el cierre esté en buenas condiciones.
  • Reutilizable: no hay ningún problema en seguir reutilizando el envase de cristal. Por ejemplo, puede que hayamos comprado una garrafa grande porque se nos ha agotado el AOVE del frasco pequeño, y ese primer tamaño sea poco eficaz para poder utilizarlo. En ese caso, podemos utilizar un pequeño embudo para rellenar el frasco con la garrafa grande, tantas veces como queramos. Algunos materiales no admiten reutilización, o no deberíamos reutilizarlos tanto como lo hacemos.
  • Reciclables: pero la que sin duda es la ventaja por excelencia, y más teniendo en cuenta el impacto que estamos causando en el medio, es que el cristal es un material reciclable. Es decir, que se puede introducir de nuevo en la cadena de producción para formar nuevos envases. Lo cierto es que el proceso que se lleva a cabo para ello es muy sencillo, ya que tan solo requerirá de romper los vidrios y de volver a unirlos. Apostando por envases de cristal estaremos aportando nuestro pequeño granito de arena para conseguir la sostenibilidad.

De entre todas las opciones descritas, no lo dudes y utiliza el envase de vidrio para conservar el aceite de oliva virgen extra, ya que es la mejor opción, y la más ecológica, para conservar el aceite de oliva y asegurarnos de que  sus propiedades se mantendrán siempre en las mejores condiciones posibles.

 

Ir arriba
Abrir chat
Hola, ¿en qué puedo ayudarte?