pan con aceite de oliva virgen extra

Pan y aceite de oliva, el desayuno más saludable

Empezar el día con un buen desayuno es empezar con buen pie. Después de tanto tiempo de descanso, nuestro organismo necesita reponer vitaminas y minerales que hemos usado mientras estábamos durmiendo, y esto se consigue con un desayuno equilibrado. Si te saltas el desayuno, probablemente tendrás bajos los niveles de glucosa, y esto hará que te sientas decaído, que estés de mal humor, que te cueste concentrarte, incluso puede afectar a tu rendimiento y darte dolores de cabeza.

Sin embargo, tampoco deberías desayunar cualquier cosa: la bollería industrial, las galletas con mantequilla u otros desayunos excesivamente grasos son nocivos para la salud, además de incentivar la obesidad.

El clásico pan con aceite de oliva es uno de los desayunos por excelencia, en nuestro caso siempre recomendamos tomar un buen aove de Jaén. Es sano, nutritivo y está muy bueno, además de ser económico. Forma parte de la dieta mediterránea, por lo que es la opción preferida por la mayoría de las personas.

¿Por qué el pan y aceite de oliva es una de las combinaciones más saludables para nuestro desayuno?

 

El aceite de oliva es rico en ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados. Nos permiten regular los niveles de colesterol bueno y reducir el colesterol malo. Si se incorpora en nuestra dieta, también podría minimizar la posibilidad de padecer ciertos tipos de cardiopatías.

Como ya hemos comentado, al despertarnos por las mañanas tendremos que recuperar vitaminas que hemos consumido durante la noche. El aceite de oliva es rico en vitamina E, así como en otros nutrientes de carácter antioxidante. Esta combinación de compuestos permite reducir la presión arterial.

La mejor manera de aprovechar todos los beneficios del aceite de oliva es consumirlo en crudo, bien en forma de tostada, o bien en forma de ensalada. Así, sus propiedades se encuentran intactas: por ejemplo, sus anticoagulantes permiten reducir el riesgo de que se obstruyan los vasos sanguíneos. Consumirlo de esta forma también estaría contribuyendo a potenciar el correcto funcionamiento del hígado y la vesícula biliar (y es que contribuiría a la desintoxicación de dichos elementos).

Consumir pan con aceite de oliva ofrece al organismo un suave efecto laxante que será muy interesante para personas a las que les cueste hacer la digestión, o que puedan tener problemas leves de estreñimiento.

Debes saber que una cantidad inadecuada de aceite de oliva no será tan positivo para la salud: los expertos recomiendan el consumo de 3 cucharadas repartidas a lo largo del día. Incluso, si te atreves, deberías consumir una de ellas en ayunas, sin nada más, aunque con un pan siempre sabrá mucho más rico.

¿Qué alimentos podemos añadir en nuestro pan con aceite de oliva virgen extra?

 

A tu pan con aceite le puedes añadir de todo, siempre y cuando controles lo que comes. 

Lo más habitual es echarle un poco de tomate rallado, incluso hasta le puedes añadir un poco de ajo en forma de alioli

Algunas personas le añaden una loncha de jamón serrano o de algún otro tipo de ibérico. También podemos agregarle aguacate, así como algún otro tipo de vegetal u hortaliza, incluso hasta huevos. 

Otra buena opción puede ser los frutos secos; estos alimentos suponen una fuente óptima de energía que se irá liberando a lo largo del día, a medida que la necesitemos. Añadiendo un par de nueces, o de otros frutos secos, verás como no tienes ninguna carencia de energía.

La combinación de aceite de oliva con pan en una sencilla tostada supone uno de los desayunos más sanos que existen, y más beneficiosos para la salud. Es hora de cambiar de hábitos y desayunar algo que realmente sume, que te ayude a lo largo del día.

Ir arriba
Abrir chat
Hola, ¿en qué puedo ayudarte?